Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestro aviso legal. Cerrar
Equipo urológico de la Clínica de Urología y Andrología Dr. Rubio
Facebook
Youtube
España
Comunidad Valenciana
Inglés
Alemán
Contacto telefónico
Contacto online

Servicios Premium

Anestesia Fast Track. Programa de anestesia para la recuperación rápida

El equipo médico encargado de la anestesia en la clínica Dr. Rubio utiliza un programa de Fast Track o de recuperación quirúrgica rápida.

¿Ventajas de la anestesia Fast Track?

Este tipo de anestesia ha demostrado ser muy útil para disminuir las complicaciones y el dolor postoperatorios, la estancia hospitalaria y los costes derivados así como para aumentar la comodidad del paciente quirúrgico que puede, de esta manera, volver a su actividad cotidiana antes, y en mejores condiciones.

¿En qué consiste la anestesia tipo Fast Track?

La realización de un programa de Fast Track requiere acciones multidisplinares tanto durante la intervención como en el postoperatorio.

Intraoperatorio

  1. Control de la ansiedad. La ansiedad preparatoria desencadena una respuesta fisiológica del organismo que provoca una secreción excesiva de noradrenalina capaz de provocar aumentas de tensión arterial y frecuencia cardíaca que pueden requerir tratamiento, retrasando la recuperación del paciente. Para evitarlo premedicamos a los pacientes con ansiolíticos, inmediatamente antes de la inducción a la anestesia.
  2. Temperatura corporal.
    Anestesia epidural
    Se ha demostrado que la disminución de temperatura corporal durante la intervención quirúrgica provoca mayor índice de infección de herida quirúrgica y aumenta la estancia hospitalaria, por ello somos muy cuidadosos en minimizar las pérdidas de calor durante la cirugía utilizando calentadores de fluidos y colchones térmicos por flujo de aire.
  3. Anestesia regional. El uso de anestesia regional (epidural) es muy útil en cirugía, ya que disminuye la respuesta del organismo al stress quirúrgico, los episodios de tromboembolismo y las complicaciones respiratorias como neumonías (ya que el paciente sin dolor es capaz de respirar más profundamente y movilizar secreciones de forma más efectiva).Del mismo modo mejora la recuperación de la función intestinal lo que acelera la nutrición temprana del paciente y su recuperación.
  4. Oxígeno suplementario. Estudios actuales apuntan a que un aumento del aporte de oxígeno extra disminuye las infecciones postoperatorias.
  5. Prevención de naúseas y vómitos.
    Aportación adicional de oxígeno
    La prevención de los vómitos con fármacos de nueva generación acelera la recuperación y aumenta el confort del paciente. Asimismo la no utilización de tubos nasogástricos disminuye las complicaciones postoperatorias.
  6. Técnica quirúrgica. La utilización de técnicas poco invasivas como la laparoscopia, la crioterapia o el láser facilitan la recuperación del paciente y disminuye las complicaciones.

Postoperatorio

  1. Control del dolor. El dolor es uno de los factores que más condicionan la recuperación y la aparición de complicaciones. Con una modalidad de analgesia en perfusión continua por bomba, tanto por vía intravenosa como epidural se garantiza un postoperatorio poco doloroso con una excelente recuperación.
  2. Utilización de antinflamatorios no esteroideos. El uso de estos fármacos mejora la recuperación y disminuye la necesidad de utilizar derivados de la morfina, que pueden enlentecer la recuperación.
  3. Nutrición y deambulación precoz. La disminución del dolor y las nauseas hacen que el paciente sea capaz de reanudar la ingesta de alimentos y moverse antes para acelerar su recuperación.

Con estas medidas se mejora el confort del paciente durante la estancia hospitalaria, se acelera la vuelta a la vida normal y se disminuye la incidencia de complicaciones asociadas.

¿Me puedo beneficiar de la Anestesia Fast Track?

No en todos los pacientes se puede realizar un programa de recuperación rápida.

Se deben identificar aquellos pacientes en los que sus enfermedades previas no permiten este tipo de acciones y en aquellos en los que es viable. Además se debe valorar si en necesario mantener su medicación habitual para evitar descompensaciones o retirar algunas medicaciones que pueden entorpecer el postoperatorio.

En las intervenciones de mayor envergadura el anestesista evaluará su historia clínica y decidirá si Ud. es un candidato a esta modalidad anestésica.