Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestro aviso legal. Cerrar
Facebook
Youtube
España
Comunidad Valenciana
Inglés
Contacto telefónico
Contacto online

Servicios Premium

Tratamiento precoz de la incontinencia urinaria tras la cirugía de próstata: Rehabilitación del suelo pélvico

Incontinencia urinaria tras cirugía de próstata.

Durante los primeros meses tras una cirugía de próstata (principalmente la prostatectomía radical) se pueden presentar escapes involuntarios de orina. Estas pérdidas habitualmente ocurren tras esfuerzos o movimientos imprevistos, al toser o estornudar, al caminar, al levantarse de una silla o en otras circunstancias parecidas.

A pesar de que el mecanismo de la continencia urinaria es mucho más complejo, se entiende fácilmente si se piensa que nuestra continencia urinaria depende de dos mecanismos: la próstata (uno) y el esfínter externo y suelo pélvico (el otro). Así, tras la cirugía de la prostatectomía radical se extrae por necesidad el primero de los mecanismos, la próstata. Por lo tanto, el esfínter urinario externo y el suelo pélvico (el segundo mecanismo) tienen que adaptarse a una nueva situación de trabajo en solitario.

Es relativamente frecuente que durante los primeros meses después de la cirugía se produzcan escapes involuntarios de orina.

Sin embargo, la incontinencia de orina al finalizar el primer año de seguimiento tras la cirugía prostática es infrecuente (un 5% de los casos). Actualmente existen tratamientos muy efectivos para tratar este problema (medicación o cirugía). Si éste es su caso, su urólogo en la consulta le explicará todas las posibilidades de tratamiento.

Rehabilitacion del suelo pélvico para mejorar la continencia urinaria.

Tras la cirugía de próstata y al retirarle la sonda vesical en la consulta, su médico y enfermera le explicarán determinados ejercicios para fortalecer la musculatura pélvica (suelo pélvico) y así disminuir las pérdidas urinarias (ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico o ejercicios de Kegel).

A veces resulta difícil reconocer los músculos que deben contraerse, y por lo tanto estos ejercicios no son efectivos. En estos casos está indicada la rehabilitación del suelo pélvico. Por lo tanto, la rehabilitación no es más que un correcto aprendizaje de los ejercicios necesarios para el fortalecimiento de la musculatura pélvica. EL ÉXITO DEL TRATAMIENTO DEPENDE DE LA IMPLICACIÓN DEL PACIENTE. Todo lo que aprenda en la consulta, deberá realizarlo posteriormente en su domicilio para completar el tratamiento.

REHABILITACIÓN PRECOZ: Por otra parte, estudios recientes demuestran que iniciar estos ejercicios antes de la cirugía de próstata puede ser incluso más beneficioso. Ello se debe a que los ejercicios se inician mucho antes y el aprendizaje es más fácil porque no existen las molestias típicas del postoperatorio.

¿Cómo se realiza la rehabilitación del suelo pélvico?

Aparato para la recuperación del suelo pélvico. Phenix4

La rehabilitación del suelo pélvico mediante biofeedback se realiza colocando unos pequeños parches adhesivos en la zona próxima al ano. Estos parches (electrodos) detectan la contracción de la musculatura pélvica y esta contracción se visualiza gráficamente en la pantalla de un aparato (ver figura). Por lo tanto, el paciente puede visualizar directa y fácilmente si está o no contrayendo la musculatura pertinente y aprender así correctamente los ejercicios.

El número de sesiones necesarias para aprender a realizar correctamente estos ejercicios depende de cada paciente. En general, suelen ser suficientes unas 6 sesiones (una sesión semanal de aproximadamente 30 minutos).

¿Cómo acudir a la rehabilitación?

Se trata de ejercicios muy suaves, por lo que no afectara para nada a su vida cotidiana tras la sesión de rehabilitación.

No acuda en ayunas, puede desayunar o comer ligeramente.

Es recomendable que orine antes de la prueba, para vaciar la vejiga y facilitar los ejercicios.

Los parches adhesivos se colocan en la zona próxima al ano, pero en la piel exterior. Por lo tanto, no es necesario ni recomendable aplicarse ninguna lavativa. Tan sólo debe realizarse una correcta higiene de esa zona para facilitar que los parches se adhieran bien a la piel.